domingo, 18 de octubre de 2009

Siempre quiero escuchar mis pasos

Un paso tras otro y tras otro y tras otro en ese camino de la vida que escogí. Y de tanto caminar no siento el piso, no lo siento. Y no escucho mis pisadas, ya no hay eco. Y el camino se me hace ancho, tanto que ya no hay camino. Sigo caminando, pero con la suspicacia de enfrentarme a la vastedad. Y siento que ese camino que ya no existe me gobierna, es él quien manda. Ya no es mi elección. ¡No! No quiero ni debo seguir esa dirección, deseo cambiar la ruta o inventarme una distinta. Y allí me enfrento a mí mismo, sin dejar de caminar a pasos que todavía no tienen resonancia. Quiero cambiar mi camino por capricho, por deseo o por una corazonada, ¡por lo  que sea! finalmente es por una necesidad. No me permito habituarme a ninguna ruta. No quiero conformarme con un camino. Quiero decidir si continúo caminando por donde lo estoy haciendo o si quiero agarrar un camino más largo o un atajo. Busco tener el ímpetu que me permita reconocer si debo desviarme del camino. Sigo caminando,  y siempre me detengo y con coraje cruzo, giro o doy una vuelta y allí está el nuevo camino: y vuelvo a escuchar mis pasos.

José Roberto Coppola

10 comentarios:

Iván Cárdenes dijo...

A veces siento que me repito y hago el mismo camino todos los días. A veces me gustaría ser participe de mi destino y cambiarlo a mi antojo, sin planificar el día siguiente, sin asistir a los reuniones, sólo cuando me apetezca.

Saludos, interesate entrada, como siempre hace reflexionar.

Juan dijo...

Ahi está el punto... tener la oportunidad de elegir.. si logramos eso estamos dandonos por satisfechos. No es bueno cuando no tenemos chance de elegir.
Segui adelante Jose!

beso!

Juancho!

Tristancio dijo...

Pues eso, que los pies dibujen mapas nuevos cada día, aunque cada día hagamos la misma ruta...

Un abrazo...

Hisae dijo...

José... tápate los idos y no escuches tus pasos... A veces, es mejor el silencio para perderse en el bosque de la vida...

Dos abrazos.

Filosofando al vacío dijo...

La confusa mezca de certeza e incertidumbre; a veces pareciera que no se trata de elegir, sino tan sólo de darse cuenta, de ser conciente de nuestros pasos y ser quienes los conduzcamos y no ellos a nosotros.

saludos,
Alejandro.

despojada dijo...

el pathos, el camino es un método de vida.

Gracias por el bonito comentario que me dejaste! cariños

*GEORGINA* dijo...

huellas y futuro!
(Conoces la cancion de silvio q dice "ojo q no mira mas alla no ayuda al pie" la fabula de los tres hnos.??)
uy buen tema para plantearlo en una ronda con amigos..
reflexivas tus palabras.
y valederas.
saludos
me gustó

Na dijo...

"Caminante no hay camino, se hace camino al andar"

Cuánta razón, ¿no?

Jacque dijo...

Muito Lindo seu Blog.

Beijo.

Jacque

Vanesa dijo...

Me encanta que la rutina no pueda mas que tus deseos....que rico es tener la libertad de escoger el mejor andar....sigue el tuyo y se feliz..hoy y siempre!

Vanesa