viernes, 8 de enero de 2010

Las ansias

Me siento voraz y codicioso. Tengo los deseos estremecidos. Cuento con nuevas necesidades en la piel y pretendo satisfacerlas todas. Anhelo, ansío, aspiro. Lo quiero todo y en exceso. Disipado y libertino con las maravillas que me ofuscan. Voy a abusar de mis intenciones. Con desboque, sin frenos. Busco sentirme pleno, henchido, imbatible, poderoso. Estoy ávido por conquistar la felicidad y gozarla sin culpas. Voy a saciar estos ánimos turbados. Ahora tengo ganas expansivas, infinitas, desbordadas. Tengo avaricia de dicha. Quiero vivir la plétora. Perderme en la demasía. Calmaré con sosiego este fresesí que me sacude. Soy apasionado, vehemente, impetuoso, disoluto, egoísta, valeroso. Quiero, quiero quiero. Quiero saldar todos mis deseos.

José Roberto Coppola

8 comentarios:

Ángelos dijo...

Un texto que el mismisimo Dorian Gray podría haber escrito... si, disfrute, que la vida es una sola. Y mientras siganos contando de esa manera tan suya sus andanzas...

p.d: pido disculpas si mi comentario anterior no sonó bien. Hoy lo releí y bueno... no se lee tan bien como ayer. Un abrazo de los que vienen de un buen amigo.

Randy dijo...

¿Cómo se conquista la felicidad?
Últimamente siento que necesito un manual al respecto

VALENTIN dijo...

Que asi sea Jose...!

Ani Sosa dijo...

Me gusta muchísimo la combinación de palabras que elegiste para hacer este escrito.

Me agradó tu blog (y debo confesar, que tu nombre también, jeje).

Te estaré leyendo.

Ani

http://anitaescribe.blogspot.com

Juan dijo...

eso!! que bueno disfrutar cien por cien de lo que uno quiere hacer! Se puede hacer y brindo por eso! pero de a una cosa por vez asi se disfruta el doble :)

beso

Juancho!

CamiCamila dijo...

Acuerdese que sólo se vive una vez :D
Muy lindo su blog , seguiré pasando por aquí.
Cuidate!

Sally Hayes dijo...

Empieza a preocuparte si dejas de querer las cosas en exceso, creo que es el primer signo de la conformidad ( y de que te estás convirtiendo en un hipopótamo gigante)

l. dijo...

se vale ser tan egoísta y arrogante sólo porque nos da la impresión que la juventud es más fuerte/importante? no lo digo apor vos (yo soy igual) lo hago a más a modo de reflexión de nuestra generación, que es toda así y se ha dedicado a la autodestrucción estética y no tenemos ni puta idea qué va a quedar de todo esto, o si?