martes, 1 de febrero de 2011

Cinco bombones

Quedaban cinco bombones de chocolate en la caja. Sólo cinco. Esos que me regaló mi amiga Fabiola. No me importó que fuesen las diez de la mañana. Imaginé que los bombones me quitarían la tristeza. Me los comí uno a uno. Pero no pasó nada.

José Roberto Coppola

4 comentarios:

Ma. Soledad Di Pasquale dijo...

Yo comprobé lo mismo. A mi el chocolate no me hace liberar endorfinas... habrá que probar con otras exquisiteces jaja
Un beso :)

Sofía dijo...

dicen que si los compartís si funciona :P jaja besos

Gastón dijo...

Ya comprobé que el pote de medio de dulce de leche repostero, el cuarto kilo de helado, y ciertos vinos dulces, tampoco!

Pero con algo hay que acompañar este amargo sentimiento, no?

Recomenzar dijo...

Buenísimo A veces lo hago y lo unico que logro es que me duela la panza besos desde el norte