viernes, 11 de septiembre de 2009

Soy mi propio espía

Como si fuese yo la sombra de mi sombra. Me miro una y otra vez. Pienso sobre lo ya pensado. Ando en mi propio monólogo interminable. Soy mi propio confesor. Me reviso. ¿Qué miro en mí? ¿Encuentro algo? A veces me pregunto si de tanto hablar conmigo he llegado de verdad a conocerme ¿Sé acaso quién soy? Me persigo silenciosamente. Soy mi espía. Me examino. Ando tras las pistas de mí mismo. Me pregunto, me contesto, me confronto. Enciendo la linterna en mis profundidades. Me miro y me digo: te estoy viendo. Me miro y hablo mentalmente con mi imagen en el espejo del baño, en la pantalla apagada de la computadora, con la que aparece en el ascensor, en el vagón del metro, en los vidrios de los carros estacionados en la calle. Estoy detrás de mí. Estoy delante de mí. Me sigo todo el tiempo, pero nunca logro atraparme. Y no sé si me deje.

José Roberto Coppola

13 comentarios:

Juan dijo...

Hola!!!
Que te puedo decir.... Hay veces que convivir con nosotros mismos es mucho mas difícil que convivir con los demás. Hay que aprender a mirarse en el espejo y aceptar lo que vemos , el día que nos aceptemos , ese va a ser el día que nos atrapamos a nosotros mismos :)

Muy buen finde Jose!! A disfrutarlo hasta el último momento!

beso!

Juancho!

Noelplebeyo dijo...

Y para quien trabajas ??

VALENTIN dijo...

Yo algunas veces me espio un poco, jejejeje, pero al final adoro romper las reglas y olvidarme de todo (otras tantas, mando todo y a todos al carajo y logro olvidarme de la cotidianidad asfixiante) ...
Feliz día :)

la intérprete distraída dijo...

Ay, qué barbaridad... qué digo... hay obsesiones como esas, y te secundo, pasa uno descubriéndose, enojándose porque uno no es como sueña que debería ser... porque de repente la gente no ve lo hermosos que somos... y así. Pasaremos la vida reformulándonos... y ahí sabremos que estamos vivos, con ese don fantástico de ser como camaleones. Un abrazo, lore

Luqe dijo...

Esta bueno espiarse a veces, UN POCO NOMAS.

Orologiaio dijo...

Qué agobio, no?

El sereno de los faros dijo...

es que a veces somos de caos y otras de control.

abrazo

Tony Amesty dijo...

Somos nuestro mejor aliado y enemigo....

Un abrazo

LILIT dijo...

no es fácil pillarse a sí mismo, pero tampoco es imposible,

has probado a dejar de buscarte?? sólo miraté, y dite qué ves.

a veces funciona :)

Na dijo...

Me gustaría espiarme más seguido, aunque cada vez que lo hago las cosas no terminan bien.

Francisca dijo...

Que manera de ser mi propia espía... es que me analizo demasiado y eso hace que no muchas veces pueda ser completamente feliz por lo mismo...
Saludos! y te invito al segundo capítulo del podcast de los blogs!
http://www.podcaster.cl/2009/09/larga-vida-al-blog-2/
Fran

Pescador de Ballenas dijo...

Todos somos un poco parásitos de nosotros mismos.
Un saludo y un canto de ballena. =)

NuNa dijo...

A mi me pasa lo mismo... tengo una tiparraca pesada que me persigue allá donde voy, díce ser yo. ¡qué cruz! ¡no para de indagarme! me juzga y me excusa.