jueves, 10 de diciembre de 2009

No sé cómo son mis días

Mi amiga Carolina que me llamó a las siete de la mañana. Menos mal que siempre me despierto temprano.
-¿Cómo estás?, le pregunté con curiosidad.
- Esperando un día malo para ver cómo es eso, me respondió.

Yo quiero días buenos para ver cómo son y quiero aprender a reconocer cuándo estos lleguen. 

En realidad no sé cómo son mis días.

José Roberto Coppola

9 comentarios:

Orologiaio dijo...

Mientras los vayas pasando, con mayor o menor fortuna, date por contento.

hapihapilive dijo...

No todo es blanco, o negro; es gris! (8)
no se, los dias no son buenos o malos...tienen ratos buentos, muuuchos ratos buenos =) no te parece?
besos!!

VALENTIN dijo...

creeme, hay muchos dias soleados y brillantes...

Fernando García-Lima dijo...

Pues mejor que no lo sepas... Así no dejarán de sorprenderte, que no está mal.

Un abrazo

*GEORGINA* dijo...

ni yo como son los mios...
habrá que ir descubriendo mientras se vive..
abrazo

Tony Amesty dijo...

Solo nos queda esperar que sean buenos......destino mañanero.

Un abrazo

Juan dijo...

Los dias buenos y los malos , los provoca uno mismo... Depende solo de nosotros!!

beso Jose!

Juancho!

Filosofando al vacío dijo...

Yo me preocuparía, lo intermedio es como una rutina mecánica, donde todo simplemente sucede pero nada es.
Cuando la búsqueda empiece ya va haber tiempo para buscar el equilibrio entre los días buenos y malos.

saludos,
Alejandro.

Javier dijo...

José, la verdad que yo tampoco. Quizás mis días ni siquiera sean.

A propósito, creo que Carolina está muy confundida.

Un abrazo,