jueves, 4 de diciembre de 2008

Mis formas de la soledad

El eco mudo de mi cuarto; silenciar el celular cuando no quiero atender una llamada; estar en la oficina cuando no hay nadie; comer en un restaurante solo; disfrutar el silencio de los domingos; escuchar los grillos en la noche; no tener que llamar a nadie para avisar que voy a llegar tarde; recorrer los pasillos de las librerías; estar en sitios vacios; esquivar; ir solo al cine porque escojo la película que quiero sin tener que complacer a otros; pasar todo un día en pijama; tirarme en el piso a pensar; leer en el metro; decir "no"; desviar las conversaciones; no tener mucho tiempo; descubrir lugares con no otra compañía que conmigo mismo; escribir en libretas lo que quiero; callar; no explicar a dónde voy, dónde estoy, ni de dónde vengo; decir "tampoco"; salir sin decirle a nadie; colocarle agua a mi pequeña planta del apartamento; no decir cuando cumplo años; mirar el techo; encerrarme en mi habitación; recordar; salir a ver vitrinas; volver a leer lo que escribí hace unos años; no tener disciplina; no usar reloj; decir "menos"; mirar la lluvia; ver fotos viejas; pensar; comprar escondido; trabajar mucho; mirarme al espejo; ver el cielo desde la ventana de un taxi; evitar; la cama perfectamente arreglada; encontrar cosas dañadas en la nevera...

José Roberto Coppola

10 comentarios:

Na dijo...

Creo que todos tenemos nuestro pedacito de soledad, aunque a veces esa soledad es estar acompañado por un montón de gente.

Lauri dijo...

Es tan sano estar en buenas amistades con la soledad!!!

g. dijo...

Comparto muchas.
Y, aunque estoy en soledades necesarias y no-buscadas, a veces nos damos cuenta de lo bueno que es la soledad para ciertas cosas...

No se puede jugar al solitario de a dos.

Javier dijo...

la soledad es la madre del arte pero tambien de mucha tristeza, que a su vez es su conyugue... ya ves, estar solo vale y algunos nos pueden estar de otra menera.

Saludos!

Noelplebeyo dijo...

no había pensado las diferentes formas de soledad de las que una disfruta..ahora que lo pienso, al sentarme y mirar al teclado, y pensar que poneros...solo que deja de ser soledad al hacerlo compartido...por un momento estado tentado en no enviar el texto

saludos

PAOLA dijo...

Soledades alimentando las sutiles formas de soplar vientos en el alma, soledades que mutan y destruyen algunas armonias, soledades que nos salvan de malas compañias a destiempo, soledades coincidiendo y haciendo de un sueño varos angeles
Me gusto tu lista, te espero en el laberinto de mis p`ropias soledades una vez que hayas regresado .
Te dejo un abrazo y ya me sumo a tus seguidores

Terapia de piso dijo...

Na: es cierto a veces cuando estás con un montón de gente es cuando te sientes más solo.
Lauri: de acuerdo, creo que la soledad puede ser una buena amiga.
G: Sí, las soledades no buscadas pueden hacerte sentir diferente, pero igual puedes como dice Lauri, hacerte finalmente su amigo.
Javier: algunos sólo pueden vivir así.
Noel: y hay muchas más. Cada quien disfruta las suyas.
Paola: me gustan esas que nos salvan.

Gracias a todos por pasar por acá.

José Roberto Coppola

yacasinosoynadie dijo...

Es necesario hacerse buen amigo de la soledad... Así logramos que no venga acompañada de tristeza y desespero... De nuevo: que puto buen post.

Terapia de piso dijo...

Jorge: Sí podemos tenerla de amiga. Y podemos disfrutar su compañía.

Gracias por pasar siempre por acá.

José Roberto Coppola.

Verònica dijo...

Yo aùn no encuentro mi forma de soledad.. tengo mis formitas que son algunas.. como leer, ir a la playa sin compañia, meterme en los blogs... pero necesito una soledad mayor donde me sienta còmoda porque ahora no es momento de estar con nadie... hace unos dias le vengo dando vueltas al asunto.. veremos que tal me va, un beso rodando por el piso.. Vero.