jueves, 18 de diciembre de 2008

Mi fuga

Sin un sobre al lado de la almohada en la cama perfectamente arreglada, ni una nota sostenida con un imán en la puerta de la nevera, ni una carta dejada en la mesa de la cocina en la que diga: "a quien la lea primero", ni una hoja escrita con marcador y pegada en el espejo del baño. Nada. Sin una llamada teléfonica o mensajes enviados por correo electrónico. Un día quisiera desaparecer. Irme. Escapar. Sin piedad. Sin remordimientos. Sin culpas. Sin que me importe familia, ni amigos. Mucho menos que tenía que pagar la tarjeta de crédito que se vencía en una semana, que debía buscar la ropa en la lavandería, ni que tenía dos reuniones de trabajo el día siguiente en la oficina. Ni que el cumpleaños de mi mejor amiga que sería en tres días, ni los platos sucios que dejé en el fregadero. Nada. Un día quisiera amanecer sólo con un verbo en mi cabeza: huir. Me gustaría bañarme, afeitarme, vestirme, colocarme perfume y agarrar sólo la pequeña planta que cuido en mi apartamento y salir. Tomar el ascensor, bajar hasta el piso donde vive esa señora que tiene un hermoso jardín en su balcón y frente a su puerta dejar a mi pequeña planta. Tomar de nuevo el ascensor - seguró veré en el espejo mis pupilas vacías-, luego salir del ascensor, caminar por el pasillo, abrir la puerta del edificio y marcharme. Sin dejar rastros. Sin pistas. Sin mirar hacia atrás. Y todos pensarán que me asesinaron o que me raptaron. Pero a nadie se le ocurrirá pensar que ese día simplemente quise abandonarlo todo.

José Roberto Coppola

21 comentarios:

g. dijo...

Creo que todos hemos tenido esa fantasía alguna vez. Yo sé que sí, la he tenido.

Es como la historia del primer cantante de Manic Street Preachers que un día salió por la puerta del hotel y nunca se supo más nada de él (Algunos piensan que se suicidó, el otro día lo declaró muerto la policía de Inglaterra).

Es como ese libro que se llama "How to Disappear Completely (And Never Be Found Again)" por el que Radiohead tomo el nombre para su tema.

Sí, es una gran fantasía.
Irse, desaparecer, ser un suspiro.
Comparto.

Eclipse dijo...

hoy me levanté pensando en eso.
y ahora me voy a acostar pensando en lo mismo.
triste.

yacasinosoynadie dijo...

mierda. Fue exacatamente la sensacion con la que desperte ayer antes de abordar un avion para Atlanta... Hoy, ya en Atlanta, siento que no he podido huir....

madamelulu dijo...

Me mató el gesto de la planta y me la imagino largando un lagrimón cuando ve que te alejás. Que crueldad. Sólo una cretona puede sobrevivir a eso.

despojada dijo...

uf.. tantas veces se me cruzó esa idea por la cabeza... desaparacer sin razón lógica, sin expliaciones.. a veces creo que lo que verdaderamente deseaba era huir de mi misma...
cariños

am dijo...

Cuando estoy a punto de huir, siempre me atormenta el pensamiento de "qué pasaría si me pierdo de algo importante".

Laura Rubio dijo...

Yo he escapado muchas veces dejándolo todo atrás y nunca más he dado señales de vida. He expiado mis culpas y he vuelto ha empezar en alguna parte. Me encantan los comienzos, llenos de esperanza pueril. Pero no sé cómo, en el exilo, se han vuelto a repetir los mismos acontecimientos que me empujaron a la huída. Situaciones similares, en otros lugares, con otras personas…; a veces, es posible huir de todo, pero no de uno mismo. Otras veces la vida te empuja a vivir situaciones una y otra vez hasta afrontarlas y vencer los miedos…. Aún así, nada como un cambio de aires para sentirse libre y un mismo.

Verònica dijo...

ayy.. me duele, lo leo y me duele porque este año han sido meses de pensar en eso, y en realidad quisiera que la idea se me quitara de la cabeza porque eso significaria que donde estoy, estoy bien. un beso, lindo leerte, Vero.

ValEnTiN dijo...

Ufffffff! hace meses experimenté esa sensación horrible que te impulsa a dejarlo todo, a dejar que el monstruo que aniquila tus noches te devore a la luz del día, escabullirte entre el montón de gente y simplemente (como dices tu) ... DESAPARCER!!!!

Terapia de piso dijo...

G: qué buen dato ese libro. Quisiera leerlo. Y pronto.
Eclipse: lo ideal sería arriesgarse a hacerlo.
Jorge: huir no es fácil. Hay que que ser muy valiente para dejarlo todo.
Lulú: a veces hay que ser crueles y pensar sólo en uno mismo.
Despojada: huir, sí huir.... huir.
Am: ¿y qué nos perderíamos si no tomamos la decisión de huir?
Laura: qué bueno son los comienzos. Y los finales porque de ellos parten los comienzos.
Verónica: hay decisiones que duelen. Hasta los pensamientos que obligan a esas decisiones duelen.
Valentín: escabullirte, así no más. Y sin pensarlo tanto.

Gracias a todos por pasar y leer.

José Roberto Coppola

Juan dijo...

Hola!!
Gracias por pasar por mi blog!
Como anda todo por Caracas??
Prometo pasar seguido!!
Saludos desde Bs As
Juancho!

FER dijo...

Me imagino tu pobre ropa en la lavandería, metida en la lavadora, condenada a dar vueltas toda la eternidad...

Extranjera dijo...

Has visto la pelicula Into the wild? Si no la has visto buscala, trata de eso. Es brutal.
Te quiero.

Na dijo...

Es una buena idea.

Floretta dijo...

perderse entre la gente.
desaparecer.
todos necesitamos desaparecer a veces.
a veces me resulta... no atiendo el teléfono de casa, apago el celular, no conecto el msn. y desaparezco por un par de horas.

TortugaBoba dijo...

A veces dan ganas de perderse, eso es seguro. Me enterneció el dato de la planta. Una cosa es que uno se fugue, otra que se seque y muera una planta por ello. Hay límites que no humanamente no se pueden saltar.
Beso

Olivia dijo...

Son las 6:00 de la mañana un domingo y leo tu blog. De repente me acordé que tu también madrugas estos días.
besos
Oli

Terapia de piso dijo...

Juan: igual a ti por pasar por el mìo
Fer: a veces tenemos la licencia de olvidarnos de todo.
Extranjera: quiero verla. Voy a buscarla
Na: toma dato.
Floretta: esas son formas de desaparecer.
Tortuga: nunca nos deshumanizamos de un todo.
Olivia: sì, somos iguales.

Gracias a todos por venir.

Josè Roberto Coppola

virginia dijo...

"(...)¿Cómo no me suicido frente a un espejo
y desaparezco para reaparecer en el mar
donde un gran barco me esperaría
con las luces encendidas?

¿Cómo no me extraigo las venas
y hago con ellas una escala
para huir al otro lado de la noche?

El principio ha dado a luz el final
Todo continuará igual
Las sonrisas gastadas
El interés interesado
Las preguntas de piedra en piedra
Las gesticulaciones que remedan amor
Todo continuará igual

Pero mis brazos insisten en abrazar al mundo
porque aún no les enseñaron
que ya es demasiado tarde "(...)

Alejandra Pizarnik
El despertar de
Las aventuras perdidas


esto me recordó leerte, son demasiadas ganas de
de
sa
pa
re
cer


las siento tan mías que tu texto resonó intermitente

besos

Mathilde dijo...

Me encantó =o)

No recuerdo dónde, en Francia, parece, existe el derecho a desaparecer y simplemente no te buscan. Respetan el hecho de que quieras alejarte, comenzar de nuevo, pensar, cambiar... siempre y cuando las circunstancias permitan descartan con seguridad que la desaparicion se relacione con una tragedia.

De vez en cuando yo tambien desaparezco...

El Metro de Santiago hace cada año un concurso de cuentos cortos. Hace unos años leí uno muy bueno que sacó mención honrosa.

"Escrito Hallado en un Respaldo de Asiento de Micro

No se me ocurrió otra forma de ubicarlos para que lo supieran. Mamá, Papá:
estoy bien y los perdono."

Julio Gutierrez, 21 Años, San Miguel

Terapia de piso dijo...

Virginia: cada texto es un poco de quien lo escribe y quien lo lee.
Mathilde: me encanta ese derecho. Y el cuento corto es genial. Un abrazo.

Gracias por pasar.

José Roberto Coppola