viernes, 31 de julio de 2009

Yo vencido

Tengo un pequeño abismo metido en el pecho, no escucho los latidos de mi propio corazón, el miedo es una amenaza en mi piel, un escalofrío intermitente recorre virtuoso de arriba a abajo mi columna vertebral, cada tanto suspiro peligro e incertidumbre, me siento vencido, sólo quiero dormir.

José Roberto Coppola

9 comentarios:

Donce dijo...

Un besito José Roberto, y respira, respira hondo... -pero pq nos gustará tanto sufrir por las cosas que a lo mejor nunca, o al menos no por ahora, van a llegar? somos masocas, o qué? (bueno, tacha el "somos" pq yo de eso ya estoy curada... paso de auto-flagelarme)

-VENG´ARRRRRRIBAAAAA hombreeee, con lo buena persona que debes ser, jooo!!-

VALENTIN dijo...

vencido? animo José y bueno, duerme ... descansa, ya luego todo volverá a la normalidad o pasará ...
Un abrazo!!!

Fernando García-Lima dijo...

Ánimo, José Roberto. Has descrito muy bien algo que, en realidad, es universal...

Un abrazo

Juan dijo...

Jose: vamos... que está pasando... vencido es el que baja los brazos y no lo intenta mas... Mira te voy a hablar en porteño... Si te llego a tener adelante mio te doy tantas cachetadas en la cara para que reacciones y que te levantes!!!! Vamos hombre!! que vida hay una sola y hay que salir a disfrutarla , hace locuras , hace terapia de piso , terapia de plaza , pero hace!! si dejas de hacer uno empieza a morir por dentro!
Arriba el animo sino viajo y te levanto de los pelos de la cama , ok??? jejeje perdon si te cae mal , pero se lo haria a cualquier amigo..

Besososos

JuanchO!

Randy dijo...

dormir, dormir
hundirte en un sueño eterno
para después despertar y ver las cosas con más cansancio

Ánimo!!!!

Tristancio dijo...

Se ha de agradecer que ese abismo sea pequeño, así lo saltas, incluso dormido, y llegas al otro lado. Y habrás ganado otra batalla.

(Me ha gustado mucho la imagen del abismo... debe ser porque a menudo la vivo).

Un abrazo.-

Galán de Barrio dijo...

qué bueno!

eso quiere decir que estás bien vivo

saludos, querido

Hisae dijo...

Eso no es estar vencido. Eso es congoja. Te quedan aún armas, estoy seguro...

Un abrazo. Dos.

Iván Cárdenes dijo...

La mayor parte de mi tristeza podría describirse de igual forma