jueves, 5 de marzo de 2009

Soy malo

A veces pienso que no merezco la felicidad.

José Roberto Coppola

20 comentarios:

Extranjera dijo...

El que decide si mereces ser feliz eres tú mismo, independientemen te de si qeres bueno o malo. Los seres humanos somos eso y nada mas, un poco malos, a veces mas buenos, otras veces muy malosos, pero ese concepto de que el que es malo o mas bien el que se equivoca no merece ser feliz es una cosa creada por el catolicismo que francamente yo consideo ser estúpida.
Porfa, cree que mereces ser feliz para que comiences a serlo.
Te adoro

Extranjera dijo...

uy cuantos errores en mi comment, es q me estaba quedando dormida, disculpa

Nacho Hevia dijo...

ahora mismo te envío un latiguillo por correo urgente para que sigas flagelándote...
;

Noelplebeyo dijo...

Solo a veces, amigo, solo a veces.

Juan dijo...

NO!!
Como vas a decir semejante cosa José!!
Todos merecemos ser felicies.. Y aunque a veces nos equivocamos en algunas cosas y creamos ser malos , la felicidad es un punto que todos tendriamos que alcanzar para hacer un mundo mucho mejor!

BESO GRANDE Y arriba el animo AMIGO!!

Beso!

JuanchO!

madamelulu dijo...

yo también soy mala y SI me la merezco! la palabra que nos verifica es sante. Ya está Sr. blogger nos habilitó. Gracias!

Na dijo...

Te lo aseguro, te la merecés.

Los amigos del duende dijo...

jejeje... eso es culpa del apellido...

Nono dijo...

A veces pienso lo mismo...
Pero si viene, me la quedo... no vamos a andar desperdiciando..

Gastón dijo...

Supongo que la felicidad pasará por alto sus malos pensamientos y aparecerá cuando menos la esperés.

Abrazo sentado

El sereno de los faros dijo...

estimado, es inevitable ser feliz. si no buscás no merecés. buscás... entonces merecés.

abrazo,
no seas malo, recibilo!!!

Mathilde dijo...

tan malo no puedes ser
vamos que se puede

Terapia de piso dijo...

Extranjera: pero a veces no lo siento así. Gracias por escucharme en mis malos días. Te adoro.
Nacho: para mi colección de látigos?
Noel: lo malo es cuando esos a veces están cercanos al siempre.
Juancho: gracias por el ánimo.
Lulu: a veces lo siento, pero últimamente son muy pocas.
Na: gracias por ese deseo.
Los amigos: ¿quizás?
Nono: si viene te prometo que la rapto y trato de no dejarla huir.
Gastón: no lo sé. Eso sí, aparece de improviso, sin anunciar y eso es rico. Cuando no se asoma empiezas a desconfiar de ella.
El sereno: y por dónde comienzo a buscarla?
Mathilde: eso creo a veces.

Gracias a todos por leer por acá.

José Roberto Coppola

Tristancio dijo...

... y si en el ser malo estuviera la felicidad??

(a veces lo pienso)

Un abrazo.-

Abril Lech dijo...

¿Y quienes somos nosotros para contradecirte? A confesión de parte relevo de prueba. Será justicia.

La verdad... no te quiero bajar la autoestima, tal vez a esta altura pienses que sos el único... y en realidad todos podemos ser potencialmente todo. Hasta asesinos seriales. La elección es en cada momento, en el aqui y el ahora.

Ahora que es lo único que existe, ¿qué estas eligiendo ser?

Besos

Donce dijo...

Mira José Roberto, espero que lo estés haciendo para provocarnos... porque si sigues así tendré que ir y morderte un ojo!!

(oye, a no ser que seas un ""asesain"" que entonces te doy una palmadita en la espalda y te digo... pues sí macho, eres malo-malísimo! córtate un poco!)

Qué tontín, anda, que te mando un besito.

g. dijo...

Yo a veces estoy seguro que no merezco la felicidad.

PAOLA dijo...

Amigo mío, el " a veces" habilita la parcialidad.
Creo que es muy castigador de tu parte torturar esa sensibilidad y creatividad que tienes rotulándola, despreciándola.
Ignoras acaso que todos los que pasamos por aquí siempre volvemos.
Te lo ganaste, así como te ganaste el regflejo del espejo que tal vez hoy, y sólo por hoy, esté un poco empañado. Pero la imagen que veo es de una persona valiosa que hoy ve como un pirata, todo a medias y con grises.
Eres más que una sentencia de merecer o no merecer.
Pide que el Universo concede, ten cuidado porque cumple.
Mereces la oportunidad de ver cuánto vales.
Un abrazo

Mathilde dijo...

la estuve pensando un poco...
la gente mala no es capaz de darse cuenta de las cosas linda s sencillas de la vida...ni de las maravillosas personas que las rodean (me baso en tu blog)

vamos, te hace falta un pichintún de energía positiva...aquí te va


=o)

saludos!

Terapia de piso dijo...

Tristancio: te imaginas, sería un gran descubrimiento. Sabes que creo que no es bueno ser tan bueno.
Abril: debo elegir hacerlo rápidamente.
Donce: tontín debo ser. Seguro.
G: no soy el único entonces.
Paola: qué palabras tan lindas. Gracias por intentar levantar los ánimos caídos.
Mathilde: gracias gracias gracias. La necesito.

Un saludo.

José Roberto Coppola