miércoles, 22 de abril de 2009

Con los brazos abiertos

Iba retrasado. Mi amiga Andreina, a la que tenía mucho sin ver, me estaba esperando para cenar.

-Voy tarde, perdón, le escribí desde mi celular en un mensaje de texto.
-Soy la que tiene los brazos abiertos, me respondió.

Era ya bastante el tiempo que habíamos pasado distanciados sin otra razón que el descuido. Sería descarado e injusto culpar a nuestros trabajos. Dejamos de hablar y escribirnos sin motivo. Llegué al lugar y la llamé por teléfono:

-¿Dónde estás?, le pregunté a la vez que veía para todos lados.
-En la entrada del restaurante, me dijo.

Nuestros rostros se encontraron a distancia cuando aún teníamos los celulares en los oídos. Allí estaba ella, con los brazos abiertos como me había prometido y con la cara inclinada en gesto de ternura. Salimos corriendo uno hacía el otro e imitamos en cámara lenta lo que sucede en las películas cuando dos personas se encuentran. Nos dimos un abrazo estrecho que duró muchos segundos. Nos pusimos al día con nuestras historias, nos contamos nuestras quejas y pequeñas ambiciones. Nos abrazamos muchas veces: en el restaurante, en el ascensor, en el bar al que fuimos después a escuchar música en vivo, cuando nos despedimos. Cada vez que la abrazaba sentía que su respiración estremecida se mezclaba con la mía. Una respiración que tenía mucho de ansiedad y de alegría contenida, mucho de necesidad y de entrega, mucho de ausencia y de recibimiento. Hicimos un pacto: no separarnos jamás. Debemos cumplirlo.

José Roberto Coppola

29 comentarios:

Majo dijo...

Guauuu, qué historia!!

Lo de la carrera en cámara lenta me ha recordado dos escenas: cuando el Príncipe de Bel Air y Jazz se distanciaron y luego se reencontraron (momento memorable de esa serie), y un programa de humor que daban el la televisión aquí en España en los años ochenta, presentado, protagonizado y guionizado por Emilio Aragón (hijo).

Pero la tuya mucho más romántica, ¡dónde va parar!

madamelulu dijo...

Cumpla el compromiso o que les devulevan la diferencia.

Noelplebeyo dijo...

Pues sé persona de palabra

Miguel dijo...

Qué momento tan humano y qué emoción me ha dado!
He sentido lo mismo en varias oportunidades ante el retorno en cada espaciado encuentro, claro porque soy el típico ingrato desaparecido.
Y también he prometido, infinitas veces, lo mismo.
Ojalá pudiera cambiar...

Saludos!

Na dijo...

¡Que lindo! ¡Abrazos!

Rous dijo...

me sudaron las manos cuando lo leí

Lauri dijo...

Qué lindo que es el momento anterior al abrazo, cuando sabemos que se nos viene...

Eclipse dijo...

me gusta mirar la cara e las personas previas al saludo, porque en los abrazos me las pierdo.
qué linda historia!

Juan dijo...

Aiiiii que lindo!!
Esas son las pequeñas cosas que tiene la vida que nos hacen llenar el corazón!
Mis felicitaciones Jose :)

Beso!

Juancho!

Tony dijo...

Que preciosidad de abrazo,lo relatas de una forma excelente

Un abrazo!!

g. dijo...

Hay que cumplir eso de "no separarse jamas" a mí me pasa.
El pacto está y lo estamos cumpliendo.

Saludos.

Natalia Astuácas dijo...

Ayyyyyyy que bonito, que bueno que se encontraron y aún mejor que pactaron no perderse nuevamente...

En hora buena, bien por ustedes... disfruten mucho las conversaciones y los nuevos encuentros.

Besos José, cuidate.

VALENTIN dijo...

Sabes, me alegra mucho que te hayas podido reencontrar con tu amiga. para mi un abrazo sincero y fuerte es uno de los gestos de cariño más hermoso que existe en la vida.

Otro abrazo para ti.

El sereno de los faros dijo...

Ojalá cumplan el pacto.Aunque es difícil...muy difícil.

Celebro los abrazos dandote uno por el relato.

Terapia de piso dijo...

Majo: sí, se nos ocurrió hacerlo en el momento. Fue memorable.
Lulu: hay que ser responsables con el pacto.
Noel: lo intentaré.
Miguel: voy a ver si no saboteo mi promesa.
Na: Sí, de esos pequeños momentos que se vuelven inmensos en la memoria.
Rous: bonito momento, de verdad.
Lauri: y el abrazo mismo cuando no puedes pensar en nada.
Eclipse: aunque uno se deje arrastrar por el abrazo en sí.
Juan: pequeñas y grandes a la vez.
Tony: de esos abrazos que quieres repetir.
G: hay que serle fiel a nuestras propias promesas. Es muy fácil abandonarlas y muy difícil mantenerlas.
Natalia: la verdad sí.
Valentín: coincido contigo.
El sereno: estamos a prueba.

Un saludo grande a todos.

José Roberto Coppola

Artemisia dijo...

ay¡ la amistad.... siempre debe durar y nunca terminar.. .:;)

salu2...

Ruben M. M. dijo...

Tu narración cuenta la historia de un encuentro, un encuentro que se funde en un abrazo... ¿y qué es un abrazo sino un lindo encuentro entre dos personas que se vuelven una?
Un saludo.

Galán de Barrio dijo...

¿Y pasó algo más?

Randy dijo...

La magia de la amistad es que uno no necesita ver seguido al amigo para que el reencuentro sea como si se hubieran visto el día de ayer

Espero cumplan su trato!!

Paula Daiana dijo...

Hermoso poder sentir los abrazos!... me encantó su historia.
Besos
Pau

Verònica dijo...

Es un relato precioso, muy muy muy precioso. Esos sentimientos tan adorables... Yo hoy por hoy no creo en los pactos, pero en algun tiempo lo hice ciegamente. Ojalà suceda!. besos, Vero.

TortugaBoba dijo...

Los abrazos son mágicos. Y cogerse de la mano. Son gestos únicos.
Beso.

Terapia de piso dijo...

Artemisia: debemos procurar conservar las buenas.
Ruben: se vuelven una sola por unos instantes.
Galán: pasó lo que tuvo que pasar.
Randy: exacto.
Paula: los abrazos son poderosos.
Verónica: te entiendo pero hay que ponerle voluntad y fe a los pactos.
Tortuga: gestos insustituibles.

Saludos a todos.

José Roberto Coppola

Toxicosmos dijo...

Un abrazo en el que las respiraciones de ambos se mezclaron, formando solamente una persona.
A cumplir con el compromiso... ^_^

Saludos.

P.E.P.E. ® dijo...

y me cae a pelo tu historia buen José... despues de muchìsimo tiempo ya retorno al encuentro de antiguos afectos los cuales creí no ver durante mucho mucho...

aquí prometí no separarme jamás.
y aunque parta ya, queda una larga soga la cual termina en un nudo gigante en mi cintura digno del mejor de los alpinistas.

para volver.
para saber el camino de regreso.
para jalarlos a ellos si tengo las fuerzas.

Un abrazote estimado José.
Mi ausencia, día con día, me doy cuenta no puede ser perpetua.
Prometo volver.

Proyecto de Escritora dijo...

A veces nos separamos de quien no queremos, asi que, que el reencuentro, si es que se tiene, que sea inolvidable.
Bonita historia.
Besos!

Mr Blueberry dijo...

Bonito pacto, bonito reencontrarse con alguien y bonito tener la confianza suficiente para romper el espacio personal de cada uno y compartirlo con un abrazo...

Abrazotes

Terapia de piso dijo...

Toxicosmos: ese es el reto.
Pepe: espero verte por acá pronto.
Proyecto: para siempre y que quede tatuado en nuestras memorias.
Mr Blueberry: bonito.

Gracias por pasar.

José Roberto Coppola

*GEORGINA* dijo...

que buen pacto..
yo quisiera tener una amiga como andreina
es usted un afortunado
jaja
un abrazo
buen texto-
Georgina-