martes, 7 de abril de 2009

La mirada en el techo

Abrí los ojos, miré el techo blanco de mi habitación y me encontré pensando en ella. Moví con desconcierto los pies debajo de la sábana blanca. La piel llena de mañana, de despertar. La luz que entraba por la ventana era una sombra luminosa en mi cama. El día había decidido meterse en mis ojos, como se me había metido la incertidumbre, como se me había metido el techo, como se me había metido ella. No sabía si podía o si estaba dispuesto a abandonar todo aquello a lo que yo me había abandonado. Me llevé una mano a la cabeza y sacudí mis cabellos agitados, con la otra mano me rasqué el cuerpo, por encima de las costillas. Parpadeé fuerte, me deshice de un tiro de la sábana que me cubría y me levanté de la cama.

José Roberto Coppola

28 comentarios:

madamelulu dijo...

ay si, a veces hay que parpadear fuerte y sacudirse.

Svor dijo...

LEVANTARSE es la única forma de avanzar.
¿cual es la pregunta que me habías hecho? Déjamelo en mi blog que soy algo despistada.
:)

Luna dijo...

Cuesta abandonar los lugares en los que nos sentimos seguros.

Nesos

Juan dijo...

Y a empezar el dia!!!!.... ta bueno empezar con recuerdos que vienen de la nada.. en este caso tu disparador fue el techo! Bien!

saludos!

Juancho!

El sereno de los faros dijo...

buenisiimo...aunque la marca del tiro nos deja dolidos por un tiempo sin horas.

abrazo,

Jor dijo...

"No sabía si podía o si estaba dispuesto a abandonar todo aquello a lo que yo me había abandonado"

Uff, que cierto que es.

pero a veces uno necesita pegar el salto y vivir, aunque cueste, aunque duela.

Un abrazo

Randy dijo...

Yo pongo tiesas las piernas y las estiro sin moverme
Después me rasco, en las costillas... pero la parte de la espalda

Creo que todos tenemos manías similares cuando no somos concientes

Saludos!

Verònica dijo...

cuando me doy cuenta de que me abandonè a alguien o a algo ya estoy en problemas... porque tengo entonces que abandonar para volver a encontrarme conmigo.. y no me gusta.. pero pasa... a veces me dejo...
y si.. hay que salir a encarar la vida..
besotes, Vero

Extranjera dijo...

De lo que ya hemos hablado, a veces hay que abandonarse, abandonarse es hooot. Te adoro!

Na dijo...

Sencillamente genial.

(me gustó la idea de que se crucen las letras y las cartas, sería un interesante intercambio)

Vanesa dijo...

Lo que mas me gusto....Parpadear fuerte..! nada como una buena sacudida..para alejar lo malo y traer lo bueno..linda semana para ti!

Terapia de piso dijo...

Lulú: sí, necesitamos hacerlo a menudo.
Svor: y de seguir adelante, pero con la incertidumbre en el cuerpo.
Luna: es verdad, es difícil. Nos gusta el comfort de lo conocido.
Juancho: el techo siempre me hace pensar.
El sereno: por algo deja una marca.
Jor: pero mejor que no cueste y que no duela.
Randy. o cuando nos damos cuenta de que estamos conscientes.
Vero: hay que abandonarse de vez en cuando y rescatarse de vez en cuando.
Extranjera: es súper hot. Extremadamente. Te adoro más.
Na: sí, sería ¿no?
Vanesa: gracias.Es un ejercicio que debemos hacer cada mañana. O por lo menos algunas.

A todos gracias.

José Roberto Coppola

Anadell dijo...

mientras màs rapido nos paramos de la cama mejor...

saludos

Juan dijo...

Hola!! aca de nuevo!
Bueno en primer lugar queria agradecerte por las palabras que dejaste en mi blog... Mil gracias me emocionaste , no soy un buen escritor ni mucho menos , es mas escribo poco porque se que no tengo ese talento para la escritura y mis posts son mas que nada tonterías , pero lo que me dijiste me encanto!
Y la foto por la que me preguntas fue sacada en la isla de Mykonos en Grecia.
Beso !

Juancho!

Miguel dijo...

A veces extraño mis tiempos de incertidumbre y azar.
A veces extraño ese sabor a caos emocional.




Saludos

g. dijo...

Yo igual siento que al texto le falta algo, mi percepción es esa.
No sé bien porqué...
Pero.

Nuria K. dijo...

"El día había decidido meterse en mis ojos, como se me había metido la incertidumbre, como se me había metido el techo, como se me había metido ella". Me gusta la idea de que las decisiones están en lo externo. Objetos o sujetos. "Somos tan débiles" Evidencia la poca determinación que tenemos en la mayoría de momentos en que vivimos, aunque pensemos que sucede precisamente lo contrario. Saludos

Autodestrucción; dijo...

supongo que solo asi podrias seguir adelante..
primera vez que paso por acá
muy lindo blog

Galán de Barrio dijo...

Bonito despertar

Mejor que el agudo sonido del despertador

Floretta dijo...

descripito a la perfección el momento en el que nos debatimos entre quedarnos en la cama o levantarnos.
casi siempre gana la segunda opción.

un abrazo :)

HUMO dijo...

Un placer seguirte, un placer leerte!

=) HUMO

Potter dijo...

Genial.
Tus relatos son breves y concretos... Ademas exudan una frescura y tranquilidad impresionante!.

como cuando en medio de una noche en de verano en Maracaibo sin aire acondicionado, uno voltea la almohada y se encuentra con la frescura de los sueños!

Un abrazo

CALIGULA dijo...

Larga vida a la fiaca en la cama!!!!

Hisae dijo...

Ese momento mirando al techo y perdido en tus pensamientos, es intenso...

Abrazos.

despojada dijo...

son los despertares en que uno se da cuenta que está vivo.
cariños despojados

Terapia de piso dijo...

Anadell: a veces... sólo a veces.
Juan: qué lujo... quiero ir a Grecia.
Miguel: yo los vivo todo el tiempo... no sé si podría vivir sin ellos.
G: cada quien tiene su percepción.
Nuria: sucede que lo externo s nos mete cuando le da la gana. Así ocurre.
Autodestrucción: por acá te doy la bienvenida.
Galán: bonito y raro. Bonito por lo raro. Bonito a pesar de lo raro.
Floretta: eran muchos debates internos y externos en esa mañana.
Humo: gracias muchas.
Potter: muchas gracias.
Caligula:?
Hisae: muy intenso.
Despojada: vivo de una manera diferente.

Gracias a todos por pasar.

José Roberto Coppola

TortugaBoba dijo...

Suertudo poder sacarte las ideas así con un parpadeo y un movimiento de sábanas. Insisto: comparte tus secretos para estas pequeñas y vitales cosas.
Beso.

yacasinosoynadie dijo...

últimamente todas las mañanas me levanto pensando en ella... pero por mi ventana no se asoma la luz, se asoma una suerte de noche tímida, que se parece mucho a la muerte.