jueves, 21 de mayo de 2009

Esas gotitas

Iba metido en la esquina oscura de atrás del taxi que se movía a toda velocidad. El tablero del kilometraje brillaba de azul eléctrico. La noche era una sombra húmeda. El carro corría por el asfalto mojado del llanto del cielo negro. La lluvia había dejado su rastro en las ventanas del taxi que avanzaba con rapidez de vértigo. Las gotas de agua temblaban en el vidrio por el viento furioso y se volvían gotas de luz por los faroles de la avenida. Las gotas de agua se tornaban fosforescentes. Lluvia de llanto de agua brillante. Yo veía los agresivos colores a través de la ventana. Veía el agua, veía la lluvia, veía mi llanto en esa lluvia. Mis lágrimas eran esas gotitas en la ventana. El carro rodaba con fiereza por las calles solitarias. Cuando era niño mi mamá nos llevaba en su carro a mi primo Nicola y a mí para el colegio. Si esa mañana había llovido recuerdo que jugábamos a escoger una gotita de agua de lluvia entre las muchas que había en la ventana y perdía aquel que su gotita se resbalara hacia abajo primero. El movimiento del carro y el viento hacían tambalear las gotitas del vidro hasta caerse. Era una distracción inocente. Muchos puntitos de agua. Muchos. Gotitas de tristeza. Gotitas de mi lluvia interna. Traté de llorar, pero no pude. Los puntitos mojados de luz me hacían pensar en toda la tristeza que tengo adentro, en todas esas gotitas que están en las ventanas de mi corazón y no he dejado escapar.

José Roberto Coppola

17 comentarios:

Juan dijo...

Jose!! me paarece que estamos parecidos con respecto a los sentimientos...
LO que escribiste hoy me llegó muchisimo , te agradeco por haber hecho sacar esas lágrimas mías que las tenía escondidas y no querían emanar.
Gracias!

beso grande!

Juan!

P.D. Si podes pasa por mi blog y lee lo que puse!

Tony dijo...

La gota de agua perfora la roca... no por su fuerza, sino por su constancia, de la misma manera nos pasa con esos recuerdos.


Un abrazo

Vanesa dijo...

Como quisiera que esas gotas se llevaran tus sufrimientos...eres de los primero blogs que comenze a leer..y tienes un angely un carisma unicos...ojala ya pronto toda la tristeza te abandone y solo te quede una gotita de ese dolor...Besos

VALENTIN dijo...

Dejalas escapar, deja escapar las lagrimas que te reprimes, es normal sentir sentimientos humanos que nos llegan al alma.
Limpia tu ser derramando esas gotas con sabor a sal que no es sudor...
Un abrazo, que estés bien!!!

yacasinosoynadie dijo...

las gotas de lluvia tienen esa propiedad de volverme mierda... de plagiar la palabras de Rafael Chaparro Mediedo y decirle a mi chica (si la tuviera): "Muñeca drogemonos, demos un tiro en la cien y vamonos a dormir. Mientras vemos ke hacer con la vida"... La lluvia me recuerda ese gran libro que es "Opio en las nubes"...

Por otro lado, este post me recordó un post viejísimo y malísimo que escribí cuando apenas comenzaba mi blog...

http://uncuentoqueandaporahi.blogspot.com/2007/03/esbozo-de-amargura-o-la-nia-de-la.html

Con tu perdón y vergüenza pongo el link... un abrazote hombre...

Miguel Rodríguez V. dijo...

Una catarsis con viaje interno.

La lluvia a veces puede tener esa lánguida nostalgia que a veces nos encuentra con el corazón arrugado...


Saludos.

madamelulu dijo...

marche un sobrecito de carilina con payasos dibujados para alegrar el sábado.

Rous dijo...

hace poco en el lugar menos indicado y frente a la persona menos apropiada para ser testigo... lloré como niña... y no pude parar.
Luego salió el sol! aquí adentro.
EN necesario llover de vez en cuando.
beso

Carolina dijo...

Hasta este preciso instante no habia tenido la oportunidad de conocer tan interesante blog y debo decir que me gustó bastante sr.

"No tengas miedo, lánzate en el suelo y comienza a observar la realidad desde la horizontalidad."
Por cierto,me encanta ÉSA IDEA(:
Un bésaso-

Fernando García-Lima dijo...

Estamos compartiendo temática...

Me gustaban esas distracciones. Y ahora lloro porque no tengo tiempo para ellas, aunque la tristeza pueda ser la misma.

Terapia de piso dijo...

Juan: a veces sucede. Un abrazo.
Tony: llega un momento en el que salen todas las lágrimas.
Vanesa: gracias. Qué lindas palabras. Ojalá que sí. Ojalá.
Valentín: no siempre es tan fácil Pero hay que intentarlo.
Jorge: esa propiedad de inundarnos. A mí también me pasa. Pero nunca llega el ahogo. Allí está el agobio.
Miguel: hay viajes externos que se mezclan con nuestros viajes internos. O viajes internos que sólo vemos a través de viajes externos.
Lulu:?
Rous: ya el sol saldrá. Seguro que sí.
Carolina: bienvenida eres.
Fernando: conectados andamos entonces.

Saludos a todos.

José Roberto Coppola

Na dijo...

Un abrazo sirve?

Doritos Ad Challenge dijo...

DIOS tenia dia que no leia algo como esto me encato... me gustaria que pasaras por nuestro blog para que veas en lo ultimo que anda doritos

Hisae dijo...

A veces no salen las lágrimas porque ya tenemos inundado el corazón...

Galán de Barrio dijo...

Las imágenes de gotas de lluvia sobre vidrios de autos con luces de la noche siempre son geniales.

Abrazo, José

Deberías probar un fernet espumeante. Si algún día venís por Buenos Aires avisame, yo te invito uno

Terapia de piso dijo...

Na: Uno es muy poquito.
Doritos: bienvenidos.
Hisae: que hay tanta agua, tanta que ni siquiera puede salir.
Galán: invitación aceptada. Es un trato.

Saludos.

José Roberto Coppola

Soledad dijo...

Que linda forma de poner sensaciones y sentimientos en palabras!!
Yo lo que siento es que tengo las lágrimas "endicadas" y que si se rompe el dique nunca podría dejar de llorar, entonces me hago la fuerte y... no lloro, por fuera.
un beso
Sole